¿Puede mi empleador descontar de mi finiquito las sumas que debo a una Caja de Compensación?

Estimados visitantes, junto con saludarles, queremos agradecerles de parte de todo el equipo del Estudio Jurídico hlmsabogados por su gran cantidad de visitas realizadas con ocasión de las anteriores publicaciones, así que esperamos sus comentarios y consultas para seguir cada día ampliando nuestra gama de lectores

Recuerden que pueden contactarnos en nuestro twitter @hlmsabogados, en facebook: hlmsabogados, en nuestros blogs: abogadoshlms.blogspot.com, hlmsabogados.wordpress.com y en nuestra casilla de correo: contacto@hlmsabogados.cl

Indicado todo lo anterior, hoy les ofrecemos una interesante jurisprudencia de la Corte Suprema que viene a responder la siguiente pregunta: “¿puede el empleador descontar del finiquito las deudas contraídas por créditos sociales con Cajas de Compensación?”

Un primer elemento a considerar es el “Principio de Irrenunciabilidad” que asiste a todos los trabajadores de nuestro país y que en definitiva implica que jamás pueden ser renunciados los derechos de un dependiente durante la vigencia del vínculo laboral, situación totalmente diversa de aquella que existe en el Derecho Civil, donde si pueden ser renunciado un derecho de una persona mientras el mismo solo mire a su interés y la renuncia no esté prohibida.

Otro elemento a considerar, es que cuando usted decide contraer un Crédito Social con una Caja de Compensación, le otorga un mandato al empleador para que deduzca de sus remuneraciones las sumas que se deban a la Caja, cosa que puede corroborar de la sola lectura de las condiciones del contrato.

Pues bien, tomando en cuenta lo enunciado, el criterio sostenido por la Corte Suprema es que si queda una deuda con la Caja de Compensación al momento del despido es válido el descuento de lo que se debe a la citada entidad a las sumas a pagar por el término de los servicios.

En consecuencia, tome en cuenta que puede ver afectadas sus indemnizaciones por años de servicios para pagar lo que debe a las Cajas, así que como consejo, piénselo dos veces antes de pedir un crédito por esta vía.

Adjuntamos sentencia de Segunda Instancia y de la Corte Suprema

 SENTENCIA DE LA CORTE DE APELACIONES:

      La Serena, catorce de octubre de dos mil nueve.

      VISTOS:

      Se reproduce la sentencia en alzada con excepción de los considerandos décimo sexto, décimo séptimo, décimo octavo y vigésimo octavo que se eliminan, asimismo se eliminan las citas a los artículos 17, 59, 84 por no indicarse texto legal al que corresponden.-

      Y se tiene, en su lugar, y, además, presente:

      PRIMERO: Que la sentencia que se revisa, ha declarado injustificado el despido de la actora Marcela Vicencio Landa y ordenado pagar la indemnización correspondiente por años de servicios más el aumento establecido en la letra a) del artículo 168 del Código del Trabajo, agregando que la suma que por tal concepto se determina, se le descuente el total de lo adeudado, a la fecha de término de la relación laboral, respecto de un crédito que había obtenido de la Caja de Compensación “La Araucana”, el que ascendía a la suma de $4.856.714.-

      SEGUNDO: Que efectivamente la empleada era deudora de la Caja de Compensación “La Araucana” por la suma total que el empleador le descontó de los valores correspondientes a la indemnización por años de servicios más el incremento, y para ello la demandada se asila en las estipulaciones establecidas en la documentación del crédito, en cuanto se indica, entre las obligaciones del empleador que “si por cualquier causa el deudor dejara de pertenecer a la empresa, deducir del finiquito de éste, la totalidad de la deuda”.

      Que según documento agregado a fojas 168, la Caja “La Araucana” da cuenta que doña Marcela Vicencio Landa tenía una deuda con esa entidad, crédito obtenido en su calidad de trabajadora afiliada, perteneciente a la empresa Sociedad Educacional Sendero, y Cía. Ltda., cuya suma ascendía a $4.856.714.-cantidad que con fecha 4 de Marzo de 2008 fue cancelado por la empleadora, agregando que de esta forma se ha cumplido con la obligación contraída al firmar la solicitud de crédito y con el mandato que la deudora otorgó a su empleador para proceder a su descuento en caso de finiquito.-

      Que sin embargo, en el presente caso la actora no ha firmado ningún finiquito y por el contrario en el acta de comparendo de conciliación ante la Inspección del Trabajo, señala nunca haber autorizado pago a la Caja de Compensación.-

      TERCERO: Que la circunstancia que se ha alegado por la demandada que la empleada al solicitar el crédito confirió mandato para su descuento al término de su contrato, no puede considerarse válida, por cuanto ello implicaría una renuncia anticipada a las indemnizaciones que pudieren corresponderle con ocasión del despido.-

      CUARTO: Que en atención a lo establecido en el artículo 58 inciso primero del Código del Trabajo, el empleador deberá deducir de las remuneraciones, los ítems que en la disposición legal se indican, y en el segundo inciso de la disposición citada señala que con acuerdo entre el empleador y el trabajador, que deberá constar por escrito, podrán deducirse de las remuneraciones sumas o porcentajes determinados destinados a efectuar pagos de cualquiera naturaleza.-

      Que tratándose del crédito conferido por una Caja de Compensación, de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 22 de la ley 18.833, lo adeudado por el trabajador debe ser deducido de la remuneración por la entidad empleadora, retenido y remesado a la Caja acreedora.- Sin embargo, la ley no ha regulado lo que ocurre cuando se extingue la relación laboral, por lo que es factible concluir que las obligaciones contraídas entre trabajador y la respectiva Caja no sufren alteración alguna, continuando aquél obligado a su pago en la forma pactada.-

      QUINTO: Que sería diferente si el trabajador confiere mandato para que el empleador al terminar la relación laboral proceda al descuento total de las sumas que deban pagarse por cualquier concepto, y que tal autorización sea expresamente otorgada por el trabajador y, manifestada en la misma forma al aceptar y firmar el respectivo finiquito.-

      Que la autorización puede que no se haya conferido, o bien que en el comparendo de conciliación como en el finiquito, se niegue tal autorización, o no se firme haciendo reserva o como en este caso que no hubo finiquito, en todas estas situaciones no procederá el descuento, lo que no significa que la deuda del trabajador se haya extinguido, sino que éste continuará obligado a su pago a la Caja, en iguales condiciones a las pactadas, es decir, su pago en cuotas, y para el caso de no cumplimiento, ´pueden las Cajas de Compensación recurrir a la justicia para hacer valer derechos.-

      SEXTO: Que la circunstancia que el trabajador deba manifestar su voluntad para que se le haga efectivo el descuento del crédito existente en su contra, al término de su relación laboral, al subscribir el finiquito, se justifica por el carácter protector de la legislación laboral, que ante la renuncia a futuro que está haciendo el trabajador al disponer anticipadamente de sus indemnizaciones por término del contrato de trabajo, le da la oportunidad de manifestar nuevamente su voluntad para que se le haga efectivo.-

      SÉPTIMO: Que este carácter protector de la legislación laboral está en armonía con lo dispuesto en el artículo 5º del Código del Trabajo, que establece que los derechos establecidos por las leyes laborales son irrenunciables, por lo que el trabajador al disponer anticipadamente por mandato de sus indemnizaciones, está haciendo ilusorio ese precepto.-

      OCTAVO: Que de lo razonado, se colige que no resulta procedente que el empleador descuente la suma del total del crédito que la trabajadora adeuda a la Caja La Araucana, de las indemnizaciones que por el fallo que se revisa se ordena cancelar, y el hecho que el empleador haya pagado a la Caja lo adeudado, no puede afectar a la actora; sin perjuicio de las acciones legales que la demandada en esta causa pueda entablar en contra de la Caja para los efectos de obtener la devolución del crédito que pagó ascendente a $4.856.714.-

      NOVENO: Que para los efectos del cálculo de la indemnización por años de servicios, debe considerarse lo establecido en el artículo 172 del Código Laboral en relación con el artículo 41 del mismo cuerpo legal citado, ya que el referido artículo 172 al aludir a la última remuneración mensual, se remite al citado artículo 41, el cual define la remuneración, extendiendo como tales las contraprestaciones de dinero y adicionales en especie avaluables en dinero que debe percibir el trabajador del empleador por causa del contrato de trabajo.- En consecuencia, las prestaciones consideradas en la base de cálculo de las indemnizaciones aludidas, han de tener necesariamente la naturaleza de remuneraciones, toda vez que habiendo establecido el legislador en el precitado artículo 41 cuáles son los pagos considerados remuneraciones, ello no puede ser alterado por las partes ni por los jueces.-

      DÉCIMO: Que, en consecuencia, atendido lo preceptuado por ambas normas del Código del Trabajo, citadas precedentemente, no resulta posible incluir en la base de cálculo de la indemnización, la asignación de colación y de movilización, por carecer del carácter de remuneración conforme lo dispone el inciso 2º del artículo 41 ya mencionado siendo, además contraprestaciones de carácter compensatorio tanto del valor de los alimentos que debe consumir el trabajador durante su jornada de trabajo, como de los gastos de movilización en que deba incurrir el trabajador para trasladarse de su domicilio al lugar de trabajo y viceversa.-

      UNDÉCIMO: Que tratándose en el presente caso de remuneraciones variables, la indemnización se calculará sobre la base del promedio percibido por el trabajador en los tres últimos meses calendario trabajados, según liquidaciones de sueldo de fojas 45 a 47, restando las asignaciones de colación y movilización, lo que corresponde a $712.502.-

      Por estas consideraciones y visto lo dispuesto en los artículos 41, 172, 463 y 465 del Código del Trabajo, SE REVOCA la sentencia de veintiocho de Julio de dos mil nueve, escrita de fojas 201 a 216, en cuanto por ella acogía la petición de la demandada y ordenaba descontar del total de las sumas a cancelar a la actora, por concepto de indemnización, la cantidad de $4.856.714.-, y se declara en su lugar, que es improcedente realizar ese descuento.-

      Que asimismo se revoca en cuanto por ella consideraba las asignaciones de colación y movilización como remuneración, para el cálculo de las indemnizaciones correspondientes y se declara en su lugar que deben descontarse tales ítems de la determinación de la remuneración para los efectos de calcular las indemnizaciones a que tiene derecho y que se fijan en esta sentencia.-

      Que se confirma en lo demás el referido fallo con declaración que:

      a)Que la suma a cancelar por la demandada por concepto de indemnización por seis años de servicios, asciende a $4.275.012.-

      b)Que la suma a cancelar por la demandada por concepto del aumento del 30% establecido en la letra a) del artículo 168 del Código del Trabajo, asciende a $1.285.036.-

      Que cada parte pagará sus costas.-

      Regístrese y devuélvase.-

      Redacción de la Ministro Titular señora Gloria Torti Ivanovich.-

      Rol Nº 95-2009.-

      SENTENCIA DE LA CORTE SUPREMA:

      Santiago, diecisiete de marzo de dos mil diez.

      Vistos:

      En autos Rol Nº 1313-08 del Juzgado de Letras del Trabajo de La Serena, doña Marcela Vivencio Landa deduce demanda en contra de la Sociedad Educacional El sendero y Compañía Limitada, representada por doña Patricia Leyton Toro, a fin que se declare la injustificación del despido de que fue objeto y se condene a la emplazada al pago de las indemnizaciones sustitutiva del aviso previo y por años de servicios, recargo legal y demás prestaciones que indica, todo con reajustes, intereses y costas.

      Evacuando el traslado conferido, la empleadora pide el rechazo de la acción arguyendo que la desvinculación se sustentó en las necesidades de la empresa y que nada se le adeuda.

      El tribunal de primera instancia, en sentencia de fecha veintiocho de julio de dos mil nueve, escrita a fojas 201 y siguientes, acogió la demanda, declarando injustificado el término de la relación laboral existente entre las partes y condenando a la empleadora al pago de las sumas que indica por concepto de indemnización por años de servicios e incrementos legales que explica, previo descuento del monto adeudado por la trabajadora por un crédito social. Se ordena a cada parte soportar sus costas.

      Se alzaron ambas partes y la Corte de Apelaciones de La Serena, por fallo de catorce de octubre de dos mil nueve, de fojas 236, revocó la decisión de primer grado en cuanto acogió la petición de la demandada y ordenaba descontar del total de las sumas a que ascienden las indemnizaciones en favor de la actora, $4.856.714; así como en cuanto consideraba en la base de cálculo de los resarcimientos las asignaciones de movilización y colación y, en su lugar, declaró que la rebaja y la inclusión de los ítems descritos es improcedente. Confirmó en lo demás lo resuelto, con declaración que las cantidades a pagar son las que se consignan. Se ordena a cada parte solucionar sus costas.

      En contra de esta última resolución, la Sociedad Educacional El Sendero y Compañía Limitada deduce recurso de casación en el fondo, por estimar que en su pronunciamiento se cometieron los errores de derecho que señala y que influyeron en la parte dispositiva de la sentencia, a fin que se la invalide y se dicte la de reemplazo que describe.

      Se trajeron estos autos en relación.

      Considerando:

      Primero: Que la recurrente denuncia la vulneración de la norma del artículo 22 de la ley Nº 18.833, fundada en que la circunstancia que este precepto omita referirse a las indemnizaciones legales no significa que el descuento en ellas de las deudas del trabajador solucionadas por la empresa se encuentre proscrito, pues de acuerdo a las reglas generales que previenen que el pago lo puede hacer no sólo el deudor personalmente, sino también otra persona, conforme lo permite el artículo 1572 del Código Civil y de acuerdo también a lo dispuesto en el artículo 1448 del mismo cuerpo legal, que prescribe los efectos de lo realizado por una persona a nombre de otra, expresamente facultado, radicándose los efectos en el patrimonio de la segunda.

      Afirma la empleadora que una correcta interpretación y aplicación de la normativa conduce a reconocerle eficacia al pago efectuado por la empleadora a la Caja de Compensación La Araucana para solucionar el saldo de deuda pendiente de la actora, por cuanto es un hecho de la causa que ésta la habría autorizado expresamente. Cita jurisprudencia de esta Corte al efecto.

      Denuncia la demandada, además, la vulneración del artículo 5º del Código del Trabajo por cuanto no procede su aplicación en el caso desde que las indemnizaciones ordenadas pagar a favor del trabajador por el término de la relación laboral son meras expectativas, razón por la cual facultar a la empleadora para el descuento en ellas de una deuda pendiente del propio trabajador no puede constituir una dimisión anticipada a un derecho. La situación de autos es distinta a que el dependiente renuncie previamente a los resarcimientos legales, pues lo ocurrido en autos obedece a que el actor optó voluntariamente por destinar los valores a que eventualmente tenga derecho por dichos conceptos cuando fuere desvinculado, para pagar una deuda propia y respecto de la cual el empleador es mero mandatario del aquél.

      Finalmente, la recurrente describe la influencia de los errores denunciados en lo dispositivo de la sentencia atacada.

      Segundo: Que se han establecido como hechos no controvertidos de la causa, la existencia de la relación laboral entre las partes, el tiempo servido, el hecho del despido y la causal invocada para éste.

      Asimismo, según dio cuenta la Caja de Compensación “La Araucana”, se dejó asentado que la actora tenía una deuda con esa entidad, crédito obtenido en su calidad de trabajadora afiliada, perteneciente a la empresa Sociedad Educacional Sendero y Cía. Ltda., cuya suma ascendía a $4.856.714 y que con fecha 4 de Marzo de 2008 fue cancelada por la empleadora, en cumplimiento de la obligación contraída al firmar la solicitud de crédito y con el mandato que la deudora otorgó a la empresa para proceder a su descuento en caso de finiquito. Con respecto a esto último, sin embargo, el tribunal tuvo por acreditado que la demandante no firmó un finiquito y que en el acta de comparendo de conciliación ante la Inspección del Trabajo, aquella negó haber autorizado pago a la aludida Caja de Compensación.

      Tercero: Que sobre la base de los presupuestos fácticos asentados, en lo que dice relación con la causal de despido y considerando que la empleadora, parte que tenía la carga de acreditar la justificación del despido, no aportó elementos de convicción suficientes para establecer que la baja en el número de matrículas correspondiente al año lectivo 2007 y 2008 hizo necesario el despido de la actora por necesidades de funcionamiento del establecimiento educacional, los sentenciadores estimaron injustificado el despido y ordenaron el pago del resarcimiento por años de servicios y recargos legales, ya que si bien se acreditó una merma de dichas inscripciones en los períodos señalados, ésta en relación al total de matrículas que registraba el referido colegio, aplicando las reglas de la lógica y la experiencia, no aparece por si sola como argumento que revista los caracteres de suficiencia para ser planteado dentro de las hipótesis que indica el inciso primero del artículo 161 citado o alguna situación análoga.

      En cuanto a la petición de la sociedad demandada de rebajar lo pagado por el saldo del crédito social que adeudaba la actora a la Caja de Compensación La Araucana, el tribunal desechó la validez del mandato invocado para ello por estimar que implicaría la aceptación de una renuncia anticipada a las indemnizaciones que pudieren corresponderle con ocasión del despido, negando lugar a lo solicitado. Consideró para tales efectos que si bien, de acuerdo a lo dispuesto en los artículos 58 del Código del Trabajo y 22 de la ley Nº 18.833, lo adeudado por el trabajador debe ser deducido de la remuneración por la entidad empleadora, retenido y remesado a la Caja acreedora, la legislación no ha regulado lo que ocurre cuando se extingue la relación laboral, por lo que es factible concluir que las obligaciones contraídas entre dependiente y la mencionada entidad no sufren alteración alguna, debiendo aquél solucionarlo en la forma pactada. Agregó que la circunstancia que el deudor deba manifestar su voluntad para que se le haga efectivo el descuento del crédito existente en su contra, al término de su relación laboral, al subscribir el finiquito, se justifica por el carácter protector de la legislación laboral que ante la renuncia a futuro que está haciendo el trabajador al disponer anticipadamente de sus indemnizaciones por término del contrato de trabajo, le da la oportunidad de manifestar nuevamente su voluntad para que se le haga efectivo. Todo en armonía con lo dispuesto en el artículo 5º del Código del Ramo que consigna la irrenunciabilidad de los derechos establecidos por las leyes laborales.

      Finalmente, teniendo las remuneraciones de la actora el carácter de variables, los jueces determinaron que el cálculo de la indemnización debe hacerse a partir del promedio percibido por aquélla en los tres últimos meses calendario servidos, según liquidaciones de sueldo de fojas 45 a 47, restando las asignaciones de colación y movilización.

      Cuarto: Que la resolución del recurso planteado importa determinar los efectos del pago realizado por la demandada a la Caja de Compensación La Araucana, en representación de la actora y en forma anticipada al vencimiento del plazo de la deuda, en tanto la empleadora pretende que dicha suma, ascendente a $4.856.714, sea rebajada de la indemnización por años de servicios correspondiente, asilada en las estipulaciones del instrumento en que se otorgó el respectivo crédito. Así, para la recurrente, la negativa del tribunal conlleva una errada interpretación y aplicación de la norma que regula las deducciones sobre las remuneraciones y la normativa general que permite el cumplimiento de una obligación a través de un tercero.

      Quinto: Que en torno a ese punto, es menester tener presente que de las normas de derecho común relativas a la materia, resulta que el pago efectivo que define el artículo 1.568 del Código Civil como la prestación de lo que se debe, puede llevarse a cabo materialmente por una persona distinta al deudor de la obligación, conforme lo admite el artículo 1.572 de este cuerpo legal, al establecer que puede pagar por el deudor cualquiera persona a su nombre, incluso sin su conocimiento o contra su voluntad y aun a pesar del acreedor y que, a su turno, el pago puede ser efectuado a una persona diferente del acreedor, según lo señala el artículo 1.580 del mismo Código al enunciar las formas como puede conferirse la diputación para recibir el pago.

      Sexto: Que, asimismo, cabe considerar que entre las reglas generales referentes a los actos y declaraciones de voluntad que fija el citado Código, el artículo 1.448 prescribe que lo que una persona ejecuta a nombre de otra, estando facultada por ella o por la ley para representarla, produce respecto del representado iguales efectos que si hubiere contratado el mismo.

      Séptimo: Que la recta aplicación de las disposiciones relacionadas en los considerandos precedentes debió conducir en la especie a los sentenciadores a reconocer la eficacia del pago realizado por la empleadora a la Caja de Compensación de Asignación Familiar La Araucana para solucionar el saldo de la deuda correspondiente al préstamo concedido por la entidad a la actora, debidamente facultada por ésta última, en la medida que, como se ha razonado, aquellas sancionan la validez del pago efectuado por un tercero, especialmente si está premunido de un mandato o autorización de aquélla para ejecutarlo.

      Octavo: Que, por otra parte, la idea de que la demandada pudo solucionar válidamente la obligación contraída por la demandante al obtener un préstamo de la Caja de Compensación a que pertenecía, armoniza con la disposición del artículo 22 del Estatuto General de las Cajas de Compensación de Asignación Familiar, aprobado por la ley Nº 18.833, de 26 de septiembre de 1.989, que ordena que lo adeudado por un trabajador afiliado a una de esas entidades en virtud de un crédito social sea deducido de su remuneración por el empleador, para ser retenido y remesado a la Caja acreedora respectiva. Congruencia en la que subyace el objetivo de facilitar la devolución de los mutuos concedidos por dichas entidades, por intermedio de un empleador facultado por el deudor, con parte de las sumas que le corresponden al dependiente por indemnizaciones u otras prestaciones a raíz del término del contrato de trabajo.

      Noveno: Que de lo anterior se sigue que la interpretación de los jueces recurridos consistente en que la empresa no estaría autorizada para efectuar el descuento cuestionado, importa la vulneración de los artículos 1.448 y 1.572 del Código Civil por inaplicación a una situación regulada por ella en tanto priva de todo efecto a la declaración de voluntad del trabajador y soslaya la validez que la norma le atribuye al pago de obligaciones ajenas ejecutado por un tercero facultado por el deudor, como ocurrió en la especie.

      Décimo: Que el error de derecho descrito y denunciado por la recurrente tuvo influencia directa en lo dispositivo del fallo, en la medida que llevó a rechazar la petición de descuento formulada por la demandada sobre la base del pago efectuado por ella en las condiciones explicadas y en razón de lo cual se hace necesario acoger la nulidad de fondo impetrada para corregir el vicio de ilegalidad cometido.

      En conformidad, además, con lo dispuesto en los artículos 463 del Código del Trabajo y 764, 765, 767, 783 y 785 del Código de Procedimiento Civil, se acoge, sin costas, el recurso de casación en el fondo deducido por la demandada a fojas 248, contra la sentencia de catorce de octubre del año dos mil nueve, que se lee a fojas 236 y siguientes, la que, en consecuencia, se invalida y se reemplaza por la que separadamente se dicta a continuación, sin nueva vista.

      Redacción a cargo del Ministro don Patricio Valdés Aldunate.

      Regístrese.

      Nº 9.069-09.-

      Pronunciada por la Cuarta Sala de la Corte Suprema integrada por los Ministros señor Urbano Marín V., señor Patricio Valdés A., señora Gabriela Pérez Paredes, señora Rosa María Maggi D., y abogado integrante señor Roberto Jacob Ch.

      SENTENCIA DE REEMPLAZO:

      Santiago, diecisiete de marzo de dos mil nueve.

      Con arreglo a lo previsto en el artículo 785 del Código de Procedimiento civil, se dicta la siguiente sentencia de reemplazo.

      Vistos:

      Se reproducen los fundamentos primero, noveno, décimo y undécimo de la sentencia de catorce de octubre de dos mil nueve, no afectados por la casación acogida y los motivos de la sentencia en alzada, con excepción del considerando vigesimoctavo, el que se elimina.

      Y de conformidad, además, con lo previsto en el artículo 463 y siguientes del Código del Trabajo, se revoca, sin costas, la sentencia en alzada de veintiocho de julio de dos mil nueve, escrita a fojas 201 y siguientes, en cuanto consideró en la base de cálculo de la indemnización ordenada las asignaciones de colación y de movilización, en su lugar, se decide que ellas deberán descontarse de la misma, debiendo ajustarse a los montos pertinentes en la etapa correspondiente.

      Redacción a cargo del Ministro don Patricio Valdés Aldunate.

      Regístrese y devuélvase.

      Rol Nº9.069-09.
      Pronunciada por laCuarta Sala de la Corte Suprema integrada por los Ministros señor Urbano Marín V., señor Patricio Valdés A., señora Gabriela Pérez Paredes, señora Rosa María Maggi D., y abogado integrante señor Roberto Jacob Ch.

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s